Salir a jugar

Mi corazón no está contigo

Está atomizado en cada rincón de este antro

Desbarajustado con el traqueteo

de relojes gigantes

Incendiado de alturas

Persiguiendo bajezas.

Mi corazón quiere volar

Un poco más alto

Como si tú no fueras suficiente

Como si nunca lo hubieras sido

Y me entristece saberme hada

Volátil e inflamable

Pero no siento, sabes?

Ya no siento contigo.

Un doctor me recomendó

Serte infiel

Lo somos todos

Dijo

Infieles

Tú y yo

Yo lo fui

Pero no contigo

Y ahora

mi corazón enorme

Quiere salir a jugar

Y en la verja se equivoca

de ruta

Y salta para no aprisionar

El sentido de la fuerza escocesa

que llevas detrás

Sigo amando tu cuerpo desnudo

Es el mejor sitio para estar

Cuando fuera las coces vierten

inmundicias sobre el cristal.

A Ruth

Recuerdo todo lo que tú me dijiste,

Sentada en esa mesa,

Que éramos hermanas,

Que mirásemos sin fronteras.

Recuerdo que acariciaste

Una pena sin gracia

Y yo era niña,

Y tú galifante,

Y perseguíamos duendes

Muebles mediante

Y yo era niña,

Y tú galifante,

Y las baldosas de las paredes

Nos evaporaban suplicantes.

Y ahora

Aquí estoy,

En esta mesa,

Con tu cariño en la mano

Y tu boca en mi teta

Qué relax de amor!

Qué noche sin frontera!

Se acabó, no más pelea

Soy libre de razón

Soy bestia

Soy hechicera

Escrito en casa de Ruth, mirando a Ruth.

Aparcando en el horizonte

La libertad es un asiento en quinta

y una carretera con un paisaje

tendido en la vía

Y el viento en el terraplén del volante

derrapando sin prisa

hacia el horizonte del durante.

Una cuesta

de hojalata risueña

Un huracán de pendientes cortas

hacia los dioses de los neumáticos

que se adhieren a tu flanco.

Un adiós que dice hola a los transeúntes que se llevan a si mismos en sus botas.

Un tobogán de dudas certeras

sobre tu cara y sobre la mía

aparcando en nuestro horizonte.

Escrito recorriendo Teguise, Lanzarote

Amigos

IMG_6223
Mirando por las nubes de otro tiempo, distingo el paisaje del presente,
haciendo parábolas paracaidistas
con el mañana
siempre furtivo de chanzas inteligentes del ahora.

Pasadizo secreto que enhebra mi yo
en tu tú más henchido
golpeando salientes giratorias entre montañas angostas amanecidas
de depresiones paseadas
por toboganes interminables.

Sueño con no ser tu puta
Sueño con una dosis de alegría
Por desdibujar con colorines
Las manos que pegan
Los gritos y las coces que dimos
Sueño con olvidar para recordarte bien
Para no odiarte más
Para ser sin tener que ser tuya
Porque ya lo fui “tuya”
Y no, no quiero odiarte
(Pero ya quiero echarte culpas,
Bordarte iras,
Incendiar tu mente).

Sueño con soñar estar
presente cuando volvamos a ser amigos.

Miento

cropped-img_0673.jpg

He perdido la valentía, la voz y el camino,
He errado de bosques y mentido en ramas.
Me estoy equivocando, no sé cómo dar un paso.
He errado porque he confundido lo salvaje con lo digno,
El gozo con el deseo,
El suspiro con el lamento.

Las ataduras que me atrapan sobre ti son impuras.
Están hechas de silencios eternos.
De peleas pasadas, de novios caducos,
De ideas fijas, de trombones absurdos,
De música a deshoras,
De whisky con hielo,
De madera hirviendo;
De retozar por retozar.

2000px-Cc_by-nc-nd_euro_icon.svg

Foto: Marie O. 

El fornicio

10416016_10154236094665422_1526616880_o

Te echo de menos cuando no estás,
Cuando me señalas por la ventana de suicidios imposibles
Acodada en el letargo de un futuro incierto,
Sucio,
Impropio.

Te echo de menos cuando estás
Y tiras aladas poesías por una ventana entornada
Hacia mi risa
Baldía

Te echo de menos cuando estabas
Sobre aquellas avenidas de robles
Mojados
Que crepitaban con la lumbre
De un pasado incierto
Nuestro
Lleno de fango embarrado de mentiras

Te echo de menos en el estarás
Con esa sonrisa cierta
Tuya
Poliforme
Mundana
Y esa mano que se cuela en el pecho mío
Que me atraganta los miedos
Me hace vomitar las dudas
Y nos reconoce en el presente
Juntos en el durante
Alejados del mediante
Eternos en el fornicio.

Captura de pantalla 2017-05-02 a las 11.47.45

Foto: Jacobo Biarnes.