A Ruth

Recuerdo todo lo que tú me dijiste,

Sentada en esa mesa,

Que éramos hermanas,

Que mirásemos sin fronteras.

Recuerdo que acariciaste

Una pena sin gracia

Y yo era niña,

Y tú gallifante,

Y perseguíamos duendes

Muebles mediante

Y yo era niña,

Y tú gallifante,

Y las baldosas de las paredes

Nos evaporaban suplicantes.

Y ahora

Aquí estoy,

En esta mesa,

Con tu cariño en la mano

Y tu boca en mi teta

Qué relax de amor!

Qué noche sin frontera!

Se acabó, no más pelea

Soy libre de razón

Soy bestia

Soy hechicera

Escrito en casa de Ruth, mirando a Ruth.

Mi soledad alada

IMG_3868

No entiendo por qué tira
precipicios la soledad
Escandalosa litera sucia y triste
Por qué se mancha de deseo
De infancia de niñas deseadas
De niñas trastornadas
Por qué se enfurece mi soledad alada
Por qué huye de esquina en esquina
Por qué me solivianta
mi soledad escapada

Te necesito entera,
No a cromos coleccionables de adioses
Te necesito sincera
Conmigo en la cama
Con mi soledad de coces.
Sueño contigo
Sueño vestido
Con la soledad.

Captura de pantalla 2017-05-02 a las 11.47.45

Anorexia I

2 bn.jpg

El cuerpo de una niña en la escalera,
Deforme.
Doblado.

El cuerpo de la niña en la soga de un patio,
Los alumnos se ríen.
La grasa se rompe.
El piso la recoge.

La niña no abre la boca.
El cuerpo de la niña se rompe.
Ellos se ríen.
Ellos la rompen.

La niña atraviesa el cristal con los dientes fríos,
Los pies abiertos,
La mente en sal.
El corazón informe.

La niña cruza el reflejo
Del espejo de su habitación.
Los niños ríen.
Los niños rompen.
Los niños le gritan.

La niña no abre la boca.
La niña no come.
Ellos la besan.
Ellos la rompen.

La niña se estira
Su cuerpo deforme
Espigada ahora
No traga
No come
Pero la silueta se expande
Por el techo del borde
Por la simiente de la clase
Por el capullo sin nombre.

El cuerpo crece por encima de la tapia
El cuerpo crece y crece
El cuerpo delgado se rompe
La niña besa
La niña sorbe
La niña sopesa
La niña se rompe.

2000px-Cc_by-nc-nd_euro_icon.svg

Foto: Óscar Carriquí. 

Un simulacro

Cris 060

Yo soy un simulacro,
La isla perdida
De la mirada de la infancia.

Una niña en una guardería
guarda silencio
Ellas cuchichean,
Ellos cuchichean

Una niña gira cuellos
hacia su comportamiento.
La niña gira y gira,
gira hacia sus adentros,
Una niña obedece y calla

La maestra la mira, mira
La maestra la está matando.

Una niña llora en jirones
vaporosos hacia el corazón.
La respiración no corre,
La respiración se corta,
pero la niña no dice,
la niña no dice

Y la maestra la está matando.

Captura de pantalla 2017-05-02 a las 11.47.45

Foto: Carlos Valladolid